Editorial: «Todos rehenes»

compartir:

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on google
Share on linkedin
Share on email

Un gobernador que abandona a sus no tan queridos cordobeses

Una maldita policía que extorsiona a la población

Un aluvión de saquedores para aprovecharse del caos reinante

Una milicia de vecinos armados de furia y prejuicios

Unos medios sensacionalistas abonando la paranoia creciente

El resto mirando la batalla por tv o internet

desesperados y aterrorizados

Imágenes y sensaciones apocalípticas de un futuro que ya llegó

ahora

ya sabemos que caminamos por un abismo social

que vivimos una paz ficticia sobre las trincheras de la desigualdad

es una guerra de baja intensidad

donde la desconfianza es un arma contra la otredad diferente

somos los daños colaterales de la máquina de guerra

somos los pacientes de la salud capitalista

somos los consumidores de la cultura del dinero

somos los educados para competir antes que cooperar

Cuando el terror irrumpe

los pactos sociales estallan en pedazos

se evaporan los precarios maquillajes que sostienen una ilusoria paz

se crispan los efectos de la desigualdad estructural

Alimentando insatisfacciones construídas sobre inequidades elementales

multitudes que no pueden acceder al bienestar prometido

mayorías bombardeadas con mensajes que pulsionan el consumo

sumergidas en la pobreza crónica y la exclusión permanente

es que en este sistema capitalista fabrica ilusiones de prosperidad

y devuelve realidades frustrantes

donde sólo unos pocos acumulan riquezas inconmensurables

y el resto está condenado a la supervivencia cotidiana

Pero este estado de injusticia sólo puede mantenerse en el tiempo

con dispositivos de vigilancia y represión

ejércitos de policías y milicias privadas

que protegen a los bienes de los ricos inseguros

pero el odio, el resentimiento, la crónica insatisfacción brotan

como en estos días donde el gran control se descontroló

vecinos que roban a vecinos

vecinos que linchan a vecinos

vecinos que se arman para matar a vecinos

todos rehenes de un sistema de mierda

que propone la batalla urbana entre clases sociales

que produce estereotipos de delincuentes

que sacraliza la desigualdad como natural

todos rehenes del discurso mediático

que construye representaciones sociales acorde a sus intereses mercantilistas

donde el pobre es un buen ciudadano si se resigna obediente a su condición

donde los ricos famosos son ejemplos del buen vivir meritocrático

todos rehenes

de los pobres disfrazados de policías y carceleros

encargados de hacer el trabajo sucio de reprimir a sus pares

para sostener el bienestar de los patrones

todos rehenes

de una mentira inmensa

de un suicidio colectivo

de una crónica anunciada y fatal

y asi vamos

pero esto no es cordobesismo

esto pasa en cada esquina de un mundo voraz

que se come todo lo que vale

sean seres humanos, sean montañas, bosques, ríos, animales o mares

el hombre como lobo del hombre

pero también predador de todo lo que existe y da vida

aquí explotó en una cruel sincronía de infamias varias

la mentira de los que gobiernan para su propio bien

la desaprensión de los que reclaman desde el egoísmo sectorial

la violencia de los que se brotan desde el rencor desesperado

la ceguera de los que no respetan los mínimos principios de convivencia

sucedió acá

y sigue latente

es una bomba detenida

que solo podremos desactivar cuando cambiemos las preguntas

y ensayemos otras respuestas