Editorial: «Trenes»

compartir:

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on google
Share on linkedin
Share on email

La vida es un tren cargado
de polizontes sin pasaporte
de laburantes sin aguinaldo
de vendedores sin destino
cada vagón transporta sueños y huesos
las estaciones explotan de ruidos mecánicos
sobre las vías viajan corazones silenciosos
con el boleto picado
con la suerte marcada
con el documento decomisado
con el rostro sospechado
las almas abarrotadas
buscan un asiento que los descanse del trajín cotidiano
la ciudad es ruido y furia
volverán de noche
si acaso se puede regresar del infierno suburbano
curtidos y desesperanzados
con la mochila repleta de infames recuerdos
para dormir la miseria
y despertarse de vuelta
a bordo de una locomotora
que empuja hacia el abismo
una multitud de nómadas
con final incierto