«Ahí están»

compartir:

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on google
Share on linkedin
Share on email

Crece la reacción autoritaria
cuando ve amenazado su status quo
cuando soplan vientos progresistas en América Latina
las derechas extremas
pelan a cualquier discurso que enlace con el odiosea la vacuna rusa
sea el aborto que será ley
sea la protección del medio ambiente
sea la situación de un par de jueces
sea el reclamo por el reparto de la tierra
sea la demanda de juicios por los crímenes de la dictadura
cualquier rumor o cualquier movida
que ponga en jaque su antiguo poder
ahí están
listos a para golpear
pueden poner una bomba
pueden disfrazarse como el ku kux klan
pueden colgar muñecos del presidente y la vice
pueden reivindicar a Videla o a Hitler
pueden declarar la sacralidad de la propiedad privada
el malestar que generan las frustraciones cotidianas
por la crisis económica
o la pandemia
se articula con falsas noticias
con exhortaciones a viejos fantasmas
con llamados grandilocuentes a defender el orden pasado
pueden parecer ridículos
pero son peligrosos
anidan en corazones cargados de miedo
y provocan venganzas contra todo lo que se oponga
no discuten
no debaten
no argumentan
cerrados en consignas simples y directas
movilizan las partes más antipáticas del cuerpo social
y aprovechan cada situación para ensanchar su grieta
manipulan un combo tóxico de ideas
que recorre como un veneno las arterias sensibles
de una enorme cantidad de personas
desconcertadas, despolitizadas, desinformadas
los neofascismos crecen en todo el mundo
y son una peste que las democracias
han incubado con errores y olvidos
y que hoy debemos extirpar
para no regresar a los oscuros tiempos
donde el terror reinaba