Consumir drogas no es un crimen

20614241-hombre-con-problemas-el-hombre-en-la-campana-con-las-manos-en-la-cabeza-drogas-concepto-adicto-
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

La política prohibicionista
que criminaliza el consumo de drogas
se cobró una nueva víctima
Jonathan Romo era un usuario problemático
con un historial psiquiátrico a cuestas
deambulaba en un estado alterado
por las calles de La Falda
cuando un vecino llamó a la policía
los uniformados lo detuvieron brutalmente
lo tiraron al piso, lo golpearon, lo esposaron
y lo trasladaron a la comisaria
su corazón no aguantó más
y murió antes de que lo metieran a un calabozo
una historia que se repite
con muchos matices
pero que mantiene la criminalización
de los consumidores de drogas
que atraviesan situaciones críticas
y deja abierta una vía para que la insensatez policial actúe
desde su violento accionar
son los que ejecutan el paradigma prohibicionista
la ilegalidad situa a los usuarios de drogas
en el terreno de la penalización
pero no hay crimen
hay cuerpos que experimentan
a veces situaciones recreativas
a veces situaciones terapéuticas
a veces situaciones descontroladas
es una cuestión de salud mental
no de delincuencia
equiparar el consumo de sustancias
con la comisión de un delito
conlleva un abordaje erróneo
que termina siendo criminal
el caso de Jonatan es una constante
porque la policía no puede tratar estos problemas
sino un servicio sanitario
una familia preparada
una comunidad contenedora
pero la vieja política punitivista
trata las personas como cosas
las cosas como entelequias legales
la ley como castigo
no es un crimen el consumo
sea problemático como padecía Jonatan
sea responsable como en cientos de usuarios
detrás de esos brutales agentes
hay un orden cruel
que mata y no cuida.

jomathan