Cuando lo entendes, empezas a verlo de otra manera

digital-era digital
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

Te llegó un correo, un mensaje, un llamado, un paquete.
Hay un usuario nuevo, una noticia nueva, una herramienta nueva.
Alguien ha hecho algo, ha publicado algo, ha subido una foto de algo, ha etiquetado algo.
Tenes cinco mensajes, veinte likes, doce comentarios, ocho retuits.
Hay tres personas mirando tu perfil, cuatro empresas leyendo tu currículum, dos altavoces inalámbricos rebajados, tres facturas sin pagar.
Las personas a las que sigues están siguiendo esta cuenta, hablando de este tema, leyendo este libro, mirando este vídeo, llevando esta gorra, desayunando este yogur, bebiendo este cóctel, cantando esta canción.
Así raptan tu cerebro, tu voluntad, tus horas de sueño, de amor y de paseo
es «la economía de la atención»
Así también sus dueños se enriquecen
Y tienen trabajando a los mejores cerebros del mundo para aumentar las ganancias mientras les entregamos todo.
Y quieren que las uses el mayor tiempo posible,
porque así estás generando datos que les hacen ganar dinero.
Mientras más generas, más valioso es su banco de datos.
Cada vez que hay un evento,
te dan una dosis de dopamina,
cuantos más acontecimientos accionas en una hora,
más dosis,
que es lo que te genera adicción.
como ratitas dándole a la palanca de manera obsesiva
Te hackean el cerebro
que te dice dame mas, esto es bueno,
pero el resto de tu cuerpo dice tengo hambre.
Necesitamos ser valorados y aceptados por la comunidad
y cada cual lo intenta con su droga preferida
La adicción la genera la aplicación
No es falta de voluntad,
están diseñadas para ofrecerte golpes de dopamina,
que te dan una satisfacción inmediata
y te saquen de cualquier otra cosa que no te la da,
como por ejemplo jugar con tu hijo,
pasar un rato con tu pareja,
irte al campo o terminar un trabajo,
que requieren una curva, porque hay satisfacción, pero no es inmediata.
Estamos integrados y dependemos de sistemas
que no sabemos cómo funcionan
ni lo que quieren de nosotros.
dicen querer que nuestra vida sea más fácil,
que nos pongamos en contacto con nuestras personas queridas,
que seamos más eficientes y trabajemos mejor,
pero su objetivo no es ese,
no están diseñados para eso,
sino para chuparnos datos, manipularnos y vendernos cosas.
Nos explotan,
y encima, estamos menos conectados,
somos menos felices
y menos productivos que nunca,
porque somos adictos.
Cuando lo entendes, empezas a verlo de otra manera.
El precio de cualquier cosa es la cantidad de vida que ofreces a cambio.