El cordobesismo ridiculo

descarga (5)
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

El cordobesismo es ridículo en su denodado esfuerzo por auto referenciarse, monta escenas inverosímiles. Un gobernador que se toma un avión para viajar a una ciudad a tan solo 200 kilómetros, un periodista que como jugador de truco le da pie para un anuncio impostado.

Si voy a ser candidato a presidente, dice y la platea sonríe complacida, un acto tan calculado como berreta en medio de una campaña tan onerosa como desangelada, las pautas publicitarias de la provincia y del municipio se ubican entre los mayores gastos del país. Plata en redes, en afiches, en spots, en sobres, plata para traccionar votos, cuanto costará la campaña de Juan Sabiendo que va a perder por goleada como Angeloz, De La Sota. Modelo cordobés for export que sirve más de refuerzo local, que de movida nacional. Viejas estratagemas de los caudillismos provinciales que se sientan sobre sus feudos alambrados y poco aportan al resto del país, aislacionistas de mecha corta pero mucho fuego de artificio para disfrazar los problemas de siempre.