Éramos todos en uno

Sin título
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

Desde antes de hoy
cuando los conquistadores festejan
estamos los antiguos
durante miles de años convivimos aquí
comechingones, sanavirones, diaguitas
habitábamos la tierra siguiendo los ciclos de la naturaleza
para cosechar maíz y quinoa
para domesticar la llama
cazando y recolectando lo necesario
reunidos en pequeños grupos seminómadas
festejábamos los encuentros
tributábamos a la Pachamama
hermanados con el puma y el cóndor
éramos todos en uno
nadie nos descubrió porque ya éramos antiguos
cuando los conquistadores llegaron con sus armas y sus ordenes reales
éramos cientos de miles esparcidos por sierras, montes y ríos
cuando llegaron bajando desde el norte
los recibimos asombrados por el brillo de sus metales
y por la codicia que iluminaba sus ojos
pero éramos pueblos pacíficos
acostumbrados a intercambiar nuestros bienes
en Quisquisacate o en Amboy
en la confluencia del tiempo ancestral
considerados hijos del gran cielo
pero los españoles nos engañaron, nos mintieron, nos acorralaron
primeros con la espada y luego con la cruz
los soldados de la reina nos cazaban
los soldados de Cristo nos domesticaban
fuimos reducidos y trasladados a las estancias
y finalmente nos llevaron como mano de obra barata
para construir la aldea a semejanza de sus ciudades originarias
allí crecieron nuevas generaciones de antiguos
en el Pueblo de la Toma
desde el río Suquía hasta la confluencia del arroyo serrano
desde las barrancas hasta el alto
con nuestros curacas
con nuestros ritos
con nuestras historia
antes que se escribiera la historia
antes que las crónicas llegaran a Europa
antes que intentaran borrar las huellas de nuestra memoria
aquí estamos
aquí resistimos
somos lo que sepultaron bajo los escombros del poder colonial
somos el subsuelo que sostiene la superficie de sus pasos
somos el Antigal
espíritus que sobreviven el presente
identidad que sobrevuela el territorio.