Elogio a la desobediencia

desobediencia
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

Preferiría no hacerlo
decía un personaje literario
cuando la autoridad lo mandaba a hacer algo
sin gritos ni violencia
prefiero no hacerlo
como una forma de desobediencia
de desacato a la moral de la subordinación
las lamentables excusas
las retorcidas justificaciones
que escuchamos
de funcionarios
de rabinos
de empresarios
de periodistas
aprovechándose de sus privilegios
no deberían sorprendernos
en sociedades donde si algo falta es la igualdad
aunque tampoco debería dejar de indignarnos
pero también duele
la obediencia debida
de los empleados
de los subordinados
que se prestan a estas políticas de la inequidad
acaso prefieren
legitimar las formas arbitrarias del poder
menospreciar las obvias falsedades
sostener los privilegios de los de arriba
preferir no hacerlo
rehusarse
renunciar
decir no
frente a las micro tiranías
frente al abuso naturalizado
frente a la mentira instituida
es una manera de romper
una larga cadena de complicidades
de hacer estallar los pactos perversos desde las bases
no consentir
no tolerar
no permitir
que el sistema corrupto nos convierta en cómplices
nos entrampe con sus turbias operaciones
nada asegura el éxito de estas pequeñas insurrecciones
muchas veces cuestan caro
se las disciplina
se las castiga
pero es imposible transformar la realidad
si en cada acto
reproducimos lo que no queremos
lo que nos esclaviza
lo que no nos permite ser
aquello que profunda y conscientemente
preferimos no hacer.