«Famosos»

compartir:

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Tantas cosas nos dejaron los noventas
como un lastre cargado de gestos banales
pero contagiosos
la farandulización se metió en nuestras vidas
las pantallas se multiplicaron y en su efecto dominó
se viralizaron nombres, apodos y cuerpos
identificados como parte de un ecosistema posmoderno
los famosos mediáticos
una caterva de seres
cuya principal atracción reside en el simple hecho de aparecer
están ahí, en la tele, en las revistas, en las radios
el figurar esporádicamente con alta intensidad
les genera un aura de legitimidad
son famosos porque se habla de ellos
no importa que digan
con tal de que sus dichos generen algo de que hablar
una opina sobre el sistema educativo
otro evalúa la eficiencia de una vacuna
ni maestros ni médicos
sus pensamientos tan superfluos como polémicos
abren la agenda para llenar programas
para criticarlos o adorarlos
en definitiva se instalan en la vida cotidiana mediatizada
y eso les garantiza rentabilidad discursiva
los convocan para bailar
para panelizar
para cocinar
y su trayectoria fugaz pero incisiva se filtra en las mentes
y desplaza a otros actores fundamentales de la vida
son famosos per se
no hay mérito
no hay curriculum
no hay profesionalidad
más que la búsqueda constante del estar en boca de todos
un vacío terrenal que se llena de un nadismo
un asiento privilegiado en la vidriera
donde todos duermen el sueño de los famosos