Es real, y es político

Ahora hay que tomarse en serio, tragar a disgusto pero procesar, discutir y analizar que la ultraderecha es una opción válida para millones de votantes.