«Tosco Vive»

unnamed
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

El cordobazo no era cordobesista
su aspiración era internacional
por eso Alberdi se convirtió en territorio libre de América.
el cordobazo fue contra Córdoba
para redimirla de sus dictadores
de las oscuras sotanas del medioevo
de la mentalidad europea de sus elites
el cordobazo no fue un accidente
es un paso más en el camino de la emancipación
las demandas populares que se pusieron en las calles
se fueron agigantando con las consignas postergadas
obreros, mujeres, estudiantes querían cambiar la vida
para eso había que cascotear al régimen de Onganía
y tomar la ciudad para soñar otra Córdoba
inaugurando un período revolucionario
que solo pudo ser destrozado
con el terrorismo de estado
que se implantó en la provincia en 1974
no podemos dejar que reduzcan esa gesta insurrecta
a una postal de época
como si las palabras de Tosco no siguieran presentes
como si a los obreros no los siguieran explotando
como si la universidad fuera realmente de todos
como si las mujeres no siguieran siendo sometidas
como si el viejo orden provincial no fuera autoritario
El cordobesismo es la continuidad del orden conservador provincial
esa cultura localista se refleja en la identidad de un grupo de familias oligárquicas
que ataron el destino de las mayorías al beneficio de sus intereses
Córdoba se convirtió en un bastión neoliberal
en la continuidad de la mediocridad urbana
en la usurpación de la tierra campesina
en el control policial de las desigualdades
un territorio plagado de cárceles
de villas miserias
de monumentos infames de cemento
de altoparlantes del fascismo local
pero también de memorias
de empecinadas luchas
los fantasmas del Cordobazo
siguen vivos
no se van
porque todo el odio
contra el que luchaban
sigue gobernando
por eso podemos ver
a los estudiantes en los techos encendiendo ideas
podemos oler
el humo de las barricadas en los barrios obreros
podemos escuchar
el grito de las mujeres destrozando vidrieras
podemos degustar
el guiso de las ollas que combaten el hambre
podemos tocar
la presencia invisible de aquello que fuimos
y que no podemos olvidar
ni dejar de ser